Lanzieri impugnó judicialmente la resolución que obliga a mayores de 70 años a pedir el permiso de circulación en CABA

Sociedad | 2020-04-22 | 20:18:15


Este lunes 20 de abril a horas de que el gobierno de la Ciudad publicara la resolución conjunta 16/MJGGC/20 dictada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que obliga a solicitar un permiso de circulación a los adultos mayores de 70 años, residentes o no de esta Ciudad, el Dr. Silvano Lanzieri presentó una acción de amparo para que se declare su inconstitucionalidad.
 
Entre sus fundamentes, Lanzieri expone distintas dimensiones: jurídicas, filosóficas y psico-sociales.
 
Respecto a la inconstitucionalidad de la medida afirma que ésta contradice los artículos los artículos 14, 14 bis, 16, 17, 18, 28, 29, 31, 43 de la Constitución Nacional, la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ley 23054-Convención Americana sobre Derechos Humanos- Pacto de San José de Costa Rica y la Convención Interamericana sobre la Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores.
 
El presentante afirma que la norma observada restringe y/o altera con arbitrariedad manifiesta, derechos y garantías reconocidos por la Constitución Nacional y de la Ciudad y presume que por tener 70 años o más una persona es débil. Aquí la primer irrespetuosidad del pseudo legislador, al confundir adulto mayor con débil. El riesgo no lo da exclusivamente la edad.
 
La Convención Interamericana sobre la Protección de Personas Mayores, reconoce que el ser humano “a medida que envejece, debe seguir disfrutando de una vida plena, independiente y autónoma, con salud, seguridad, integración y participación activa en las esferas económica, social, cultural y política de sus sociedades”.
 
Además afirma que el Poder Ejecutivo de Buenos Aires violó la Constitución de la Ciudad (artículos 80 y 81 inciso 2°) al legislar sobre una materia que le es propia a la Legislatura. Y en el mismo sentido amplía que que no puede esgrimirse la cuarentena como impedimento para sesionar porque ese poder del Estado capitalino sesionó el día 7 de abril adaptando el salón Dorado Hipólito Yrigoyen del Palacio y dispuso por el voto mayoritario de sus miembros, la facultad de realizar sesiones a distancia mediante la utilización de tecnologías en línea.
 
Y admite “la necesidad de abordar los asuntos de la vejez y el envejecimiento desde una perspectiva de derechos humanos que reconozca las valiosas contribuciones actuales y potenciales de la persona mayor al bienestar común, a la identidad cultural, a la diversidad de sus comunidades, al desarrollo humano, social, económico y a la erradicación de la pobreza”.
 
Desde el punto psico-social cita al neurocientífico argentino Facundo Manes cuando afirma que: “mientras la expectativa de vida humana es cada vez mayor, las neurociencias han cuestionado la idea de que el deterioro cognitivo es inevitable y fijo; en gran medida, la plasticidad del cerebro depende de mantenerlo activo con lecturas, paseos o inquietudes intelectuales.
 
“Uno de los elementos más importantes en el proceso de envejecimiento es el potencial (o no) deterioro de las capacidades cognitivas. Distintos estudios indican que los individuos con niveles más altos de reserva cognitiva pueden hacer más lento el proceso de neurodegeneración asociado a la edad. Aunque se ha reportado que la plasticidad neuronal se reduce durante la llamada "tercera edad", trabajos recientes han demostrado que esta plasticidad se conserva mucho más de lo que se pensaba. Debemos enfocarnos más, entonces, en la idea de estímulo cognitivo que en la de deterioro.
 
En nuestro país, según datos del Banco Mundial, la población adulta mayor pasará del 10,4% al 19,3% en 2050 y al 24,7% en 2100”.
 
Hay muchísimos adultos mayores, que como en mi caso trabajamos incansablemente y eso nos genera vida. Esta norma tiene en su intrínseca naturaleza considerar al adulto mayor como sinónimo de un viejo débil; quizás porque no producen, piensan ellos, y por ende su consumo es poco. ¡Vaya alienación! No se considera al humano sino sólo por lo material.
 
¡Qué paradoja su señoría”! mientras la neurociencia afirma que “el desafío de las sociedades modernas es que la llamada “tercera edad” sea considerada en un doble sentido: el de protección de sus capacidades a partir de desafíos cognitivos e intelectuales novedosos; y el de servicio a los demás a partir de la transmisión de sus valiosos saberes”. Aquí se nos pretende estigmatizar, hacer sentir débiles, minusválidos y obligarnos (no concientizarnos) a pedir todos los días permiso al monarca para ir a comprar el pan.
 
Dr. Silvano Lanzieri. T° 80- F° 21
 
Celular: 116884-2905


Comentarios

No hay comentarios para esta noticia.-

COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación