Las víctimas que nadie cuenta: los pacientes de enfermedades que no son COVID-19. El caso de Emilse en el Evita

Coronavirus | 2020-05-28 | 17:25:02


Cómo atender en el hospital o sanatorio de obra social a enfermos por el Covid-19, contagiosos y en una epidemia que no se sabe cómo evolucionará y, a la vez, reanudar la asistencia a pacientes de otras patologías, después de varias semanas atendiendo sólo a los de riesgo vital. Esta es la situación a la que se enfrentan los hospitales.

Y este es el caso de Emilse Micaela Pérez de 23 años que hace más de tres semanas espera que la operen en el hospital Evita. Las autoridades del nosocomio aducen falta de insumos para realizar la operación y cuando los familiares le ofrecieron comprarlos ellos le negaron esa posibilidad, así le comentó a La Gaceta un pariente directo quien dijo “estar preocupado por que la joven, que tiene un bebé de meses, bajó de peso y ante sus dolores, lo único que le dan es calmantes”.

Al caso de Emilse hay que agregar la actitud del sanatorio de la Unión Obrera Metalúrgica de Avellaneda que, según nos relata Rosa, que a las personas que tienen turnos médicos se los suspendieron hasta después del 21 de junio, adujeron que “tienen casos de coronavirus entre médicos y personal de administración”.

Por la escasez de camas, médicos y enfermeros, y por el temor al contagio del coronavirus, la práctica de la medicina ha cambiado tanto que afecta a los pacientes que sufren otras patologías. “Para algunos, estos nuevos riesgos pueden justificar que se reconsideren las normas habituales de atención”. Para otros, la necesidad de proteger a los que cuidan de los pacientes y de preservar la capacidad de cuidados críticos puede ser un factor por considerar en la toma de decisiones. Y para todos, la transformación radical del sistema de salud está afectando la capacidad de mantener una atención de alta calidad.

La pandemia se llevó también la compasión, mientras Emilse sufre.



Comentarios

No hay comentarios para esta noticia.-

COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación