Luis Ordoñez: La caricatura no es la hermana boba de las artes plásticas

Cultura | 2020-06-17 | 15:20:50

Por Juan Carlos Roldán

Nacido en Valentín Alsina, Luis Ordoñez incursionó con éxito en varios oficios durante su vida:  la gastronomía, en el negocio de su padre y la música donde compartió escenario con Almendra, Manal y Vox Dei, los más grandes del Rock nacional de los años 70, pero su verdadera vocación desde muy chico fue el dibujo y en especial la caricatura. Autodidacta en su formación, creó un sistema de enseñanza fácil de aprender, que lo llevó a contar con una de las escuelas de dibujo más concurridas de Latinoamérica desde hace más 30 años en la avenida Hipólito Irigoyen al 4500, justo frente de la Estación Lanús.
 
Fundó la Primera escuela internacional de caricaturas en la ciudad de Miami, Coral Gables, Estados Unidos.
 
En el año 2012 fue distinguido por el Gobierno de Francia, en la ciudad de Saint Just Le Martel entre más de 1500 artistas de todos los continentes, como el mejor caricaturista del mundo.
 
Luis Ordoñez es sin dudas una referencia ineludible para muchos artistas y año tras año representa a su querido Lanús y al país en las principales exposiciones del mundo. En 2019 tuvo el honor de ser el primer caricaturista en exponer sus obras en el mítico Museo del Louvre de París.
 
Sobre esta personalidad lanusense, el intendente Néstor Grindetti, afirmó: “Me emociona que Luis sea reconocido con este premio tan importante. Es un vecino muy querido en nuestro municipio y nos enorgullece en el mundo entero. Con él venimos haciendo muchas cosas juntos para los vecinos”. 
 
Hoy nos comparte algunos aspectos de su carrera ¿Cómo y cuando nació tu pasión por el dibujo?
 
Desde muy chico me gustó el dibujo, precisamente la caricatura. Era fanático de Walt Disney y de todos los dibujos animados que se veían en ese entonces: Tom y Jerry, Popeye y fue ahí donde nació mi inclinación para ser dibujante. Yo copiaba todo lo que tenía que ver con el humor. Copiaba a Patoruzú, al pato Donald y me daba mucho placer hacerlos a la perfección. Me sentaba en el negocio de mi papá en una mesa chiquita que había y copiaba los dibujos que venían en las latas de galletitas. Copiaba las letras sin saber aun lo que decían, tendría 4 o 5 años. Me costaba hacerle creer a las maestras que era yo quien hacía los dibujos. Mandaban a llamar a mi mamá para que no me ayude en la tarea.
 
¿Qué dibujante te influenció?
Quedé fascinado con los dibujos de un caricaturista que me marcó en este oficio. En ese entonces salía una revista para televisión que se llamó CANAL TV. En la portada salía siempre la caricatura de un personaje muy conocido del mundo de la televisión que era dibujada por Abel Ianiro, un personaje que lamentablemente no tuve la suerte de conocer. Ianiro concebía el verdadero concepto de la caricatura que era deformar al máximo y mantener el parecido, aunque no esté el nombre del dibujado y además una cosa importante es que se podía saber quién era el dibujante, aunque no esté la firma al pie. Ianiro fue mi influencia en mis comienzos y quien precedió a Lino Palacio, Ferro, Garaycochea y tantos otros que me fueron incentivando sin quererlo a hacer cada vez más mientras buscaba un estilo propio con distintas técnicas, pero nunca tuve una escuela que me enseñara lo que yo quería que era el dibujo humorístico y la caricatura. 
 
¿Qué significó exponer en el Louvre?
Exponer en el Carrusel del Louvre fue algo maravilloso porque era la primera vez en la historia de este Museo que exponía un caricaturista contemporáneo. Había que romper el concepto de que la caricatura era considerada un arte menor. Decían que la caricatura era la hermana boba de las artes plásticas y a mí, la televisión en la Argentina me permitió demostrar que este arte era un agasajo hacia las personas, hacia aquellos que se llevaban un recuerdo que iba más allá de una ridiculización y que tenía más que ver con el agasajo y que si bien cada uno defiende lo suyo, le doy más valor a una caricatura que va plasmando en un papel lo que el dibujante está imaginando y distorsionando mientas que un retrato es copiar lo que estás viendo. Entonces ese valor creativo tiene que ver con las artes plásticas, pertenecen a ellas y por ese motivo se pudo hacer esta conexión para exponer en ese lugar tan emblemático de la historia del arte en el mundo.
 
¿Qué recuerdo te llevas de esa experiencia?
La experiencia que me llevó es la gran satisfacción de haberlo hecho en vida ya que muchas veces esos logros llegan cuando el artista no está y eso va a quedar grabado en mi corazón para siempre.
 
¿Cómo alteró la pandemia tu trabajo?
En principio creía que sí, estaba muy preocupado porque las escuelas tienen gastos, estructuras que mantener y me pareció muy complicado, pero uno siempre encuentra una salida creativa. Los nuevos medios de comunicación, el Zoom que es la aplicación que estamos usando nosotros nos permitió tener la posibilidad de mantener la escuela abierta de manera virtual y no solamente en Lanús sino que al ser una escuela abierta a todo el mundo, se anotaron alumnos de Austria, Costa Rica, Chile, España, Israel y Perú; es decir que todo esto llevó a que me pueda reinventar y seguir mostrando este don que Dios me regaló a través de algo que hoy en día está moviendo al planeta, que son las redes sociales a través de sus distintas plataformas y que logran la comunicación con una calidad que nos permite mostrarle al alumno de la misma manera que como si estuviera presente en nuestras aulas. Estamos haciendo un curso totalmente renovado. Hemos hecho un estudio de grabación en casa donde estamos grabando las lecciones con la explicación minuciosa de cosas nuevas dentro de programas, así que esta pandemia me trajo, primero hacer caso a las autoridades, como por ejemplo nuestro Intendente que tuvo la certera decisión de aconsejar que la cuarentena fuera respetada por todo aquellos que consideramos que tenemos un buen dirigente. 
 
¿Crees que algo va a cambiar luego del covid 19?
En el caso de mi Esposa y yo respetamos la cuarentena y no salimos de casa. Eso nos hizo ver la vida de otra manera, disfrutando de otras cosas y a pesar de las dificultades, estamos acostumbrándonos a algo con lo que vamos a tener que convivir durante todo este tiempo y un poco más, así que para mí fue una experiencia que no alteró mi trabajo sino que fue beneficioso, porque cuando esto termine y así va a ser porque lo dice el libro de los libros, La Biblia: “Esto también pasará”, y cuando esto pase volveremos a nuestras escuelas pero a su vez yo voy a seguir con este sistema porque es una escuela al mundo esto cambió la manera de pensar de mucha gente en todas partes del mundo esto es un antes y un después de muchas cosas en lo laboral, lo político y lo social, lo que nos demostrará que estamos preparados para enfrentar cualquier preocupación pero sigue el amor de Dios protegiéndonos, sigue el amor de nuestros dirigentes y estoy agradecido a nuestro Intendente  y a toda la gente que sigue trabajando. A la secretaría de Cultura que en estas circunstancias brinda la posibilidad a todos los becados que se anotan por año que sigan haciendo el curso. Así que a pesar de la angustia, el dolor y la preocupación, podemos sentirnos felices si es que pudimos descubrir un nuevo método de vida.
 
PING PONG
 
Un barrio de Lanús:   Andrade y 14 de Julio donde me crie y viví toda mi juventud, al lado de la escuela 31 Tambor de Tacuarí.
 
Un recuerdo de Lanús: Mi querido club Lanús donde jugué en las inferiores y el club donde infaltable los sábados los bailes más lindos.
 
Un vecino que le gustaría conocer: Me gustaría con


Comentarios

No hay comentarios para esta noticia.-

COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación