Se realizó un ameno y fructífero diálogo entre Eduardo Sacheri y Grindetti

Sociedad | 2020-12-20 | 15:25:38


En una distendida charla en la Casa de la Cultura de Lanús, el intendente, Néstor Grindetti recibió al escritor e historiador, Eduardo Sacheri. Dialogaron sobre fútbol y la pasión compartida por Independiente, la infancia en el barrio, los padres, los libros y la educación.

El escritor Eduardo Sacheri afirmó que “cada libro que lees representa una vida más que vivís”, al tiempo que destacó su preferencia por la lectura antes que la escritura. “Si en algún momento algo debo abandonar, prefiero que sea escribir, pero nunca dejar de leer” sentenció.

Autor de destacadas obras literarias, apasionado por el fútbol, Sacheri también habló sobre sus facetas de historiador y docente. “Si bien todos coincidimos en afirmar que nos interesa la educación, al momento de demostrarlo no existe tal acompañamiento a esta sentencia”, opinó.

Recordó que “cuando mi carrera literaria empezó a crecer, no dejé de ejercer la docencia en la escuela secundaria ya que es un ámbito sumamente necesario para que los chicos adquieran conocimiento”.

En sintonía con la afirmación del intendente Grindetti acerca de que “la educación es lo que hace rica a una Nación”, Sacheri reflexionó que “nuestros padres apostaron a que nos educáramos para llegar un poco más lejos que ellos, y creo que no deberíamos renunciar a esto”.

El escritor dejó éstas y otras afirmaciones durante una charla compartida esta tarde con el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, en su ciclo “Conversaciones”, que se transmite por las redes sociales del Municipio y convoca a destacadas personalidades de la sociedad, para analizar temas de actualidad.

Juntos evocaron emociones comunes a lo largo de sus vidas como hinchas de Independiente, entre ellas, aquella tarde de 2002 en la vieja cancha de la doble visera de Avellaneda cuando el Rojo le empató a Boca cerca del final con un recordado gol de Lucas Pusineri, y dio un paso decisivo hacia su consagración como campeón del torneo Apertura de ese año.

También la memorable semifinal de 1975, cuando Independiente derrotó 3-0 a Cruzeiro de Belo Horizonte en un histórico partido de Copa Libertadores que inspiró a Sacheri para escribir uno de sus cuentos futboleros más emotivos, "Independiente, mi viejo y yo".

Contaron, además, su visión respecto de lo que significó Diego Maradona, no solo como el máximo exponente del fútbol argentino a nivel mundial, sino también como ídolo y figura popular.

Sacheri puso de relieve el valor que tuvo ese deporte en su formación personal e intelectual a partir de su fuerte influencia como fenómeno deportivo y cultural. “El fútbol es como el juego de mi vida, porque desde que nací en la vereda se jugaba al fútbol, se escuchaba los partidos de Independente por la radio y se los veía por televisión en blanco y negro” rememoró.

A su turno Grindetti aportó que “es una escuela de vida. El pueblo argentino es pasional y este juego nos permite compartir momentos inolvidables en familia y con amigos. Más allá de lo lindo del deporte, genera una relación que emociona”.

Más adelante Sacheri cuestionó que el excesivo fanatismo de algunos y la derivación violenta que eso conlleva que haya terminado alejando a mucha gente de la fiesta del fútbol. "Hemos terminado naturalizando que desde hace siete años los visitantes no puedan ir a las canchas", lamentó.

Sobre sus inicios en el arte literarios, reveló que nunca se planteó ser escritor y empezó como una actividad paralela por placer. “Siento que escribo para entender el mundo en el que vivo y que sencillamente se reduce a mi lugar, Castelar”.

Tras recordar la trascendencia alcanzada por la lectura de sus cuentos de fútbol en radio Continental, el intendente de Lanús destacó su “enorme capacidad al escribir y transmitir de forma espectacular cada uno de sus relatos. Es como ver una película”, graficó. 

Sobre sus infancias en Villa Atlántida y Castelar, Grindetti y Sacheri coincidieron respectivamente en añorar la fraternidad que unía a los vecinos aún por encima de la familia. “La calle era de todos y el barrio muy importante y contenedor en la etapa de la niñez”, dijo el escritor y agregó “hoy el gran Buenos Aires es un lugar de puertas adentro y lo vivo como una gran derrota. Valoro aquel lugar donde se trabajaba e intentaba progresar”

Al recordar a sus padres Sacheri indicó que heredó de él la paciencia con los chicos, que le sirvió mucho para el ejercicio de su profesión de docente. En tanto Grindetti destacó el amor de su progenitor por las palomas, era un destacado colombófilo y participaba en competencias con sus aves mensajeras, aunque nunca logró que se vincule con esa actividad.

Ambos destacaron la importancia de las herramientas tecnológicas fundamentalmente en este año dominado por la pandemia de Coronavirus, No obstante Sacheri consideró que el rol de los docentes en el aula en forma presencial es irreemplazable. Una de las grandes pérdidas de este año fue la opción de no poder vincularnos cara a cara”.

Sobre el final de la charla transmitida por las redes sociales del Municipio, Grindetti y Sacheri se sometieron a un ping pong de opiniones a partir de distintas imágenes y símbolos. Ante el escudo de Racing Club de Avellaneda, Sacheri afirmó “es el rival al que más querés ganar pero siempre desde el respeto y no desde el odio”.

Sobre Lionel Messi en tanto coincidieron en su común admiración “un virtuoso que juega en equipo”, dijeron, en tanto que ante una imagen de gente con barbijos señalaron que será sin dudas el símbolo del 2020, que nos demuestra lo endeble del ser humano.



Comentarios

No hay comentarios para esta noticia.-

COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación