Ella es cantante lírica, él es violinista y junto a su pequeña hija conmueven con su arte en las estaciones de trenes. Viven en Lanús y grabarán en el sello del Municipio

Sociedad | 2019-01-17 | 13:35:47


La voz de ella es bellísima y el violín de él conmovedor. Entre los dos reproducen una magnífica versión de “Con te partiro”, un clásico de la ópera-pop que se hizo inmensamente popular gracias al reconocido intérprete italiano Andrea Bocelli en los '90. Pero no están en un teatro, ni en una ópera, ni siquiera en un escenario: están en la estación de trenes de Lanús.

Ella es Diana Gómez, cantante lírica soprano, y él es Iván Begur, violinista. Ella empezó a estudiar piano en el Conservatorio Julián Aguirre de Banfield a los 22 y probó con piano, pero dice que le "fue mal", así que decidió estudiar canto, y le fue bien.

Él estudiaba guitarra desde los 11 y a los 17 ingresó en ese mismo conservatorio, donde se perfeccionó con el violín. Ambos son los protagonistas de un video viral que los muestra desplegando toda su arte para los pasajeros del tren Roca, en pleno conurbano sur de la provincia de Buenos Aires.

Cuando ya los dos estudiaban en el conservatorio, en el 2011, comenzaron a participar de una orquesta-escuela donde ella cantaba y él era segundo violín. Ahí se conocieron. En el 2013 se pusieron de novios, en el 2014 se casaron y en el 2015 nació Isabella, la tercera integrante en las imágenes del espectáculo en el andén que filmó un pasajero y no dejan de ser compartidas en las redes sociales.

A pesar de que hace años que se conocen y trabajan con su música, hace poco que comenzaron a hacerlo juntos. "Yo hacía eventos. A mí me gustaban las cosas de una manera y a él de otra, entonces terminábamos más peleando que otra cosa. Ahora la pasamos mejor, debe ser porque estamos más adultos", cuenta Diana entre risas, instantes antes de una nueva "función" ferroviaria.

Pero las primeras incursiones en los andenes fueron en realidad de Iván, que hace tres años empezó a hacerlo para generar un ingreso extra. "Puse mi cartel y empecé. Y la verdad que me sirvió más que cualquier otro trabajo", reflexiona. "Hace un año estoy en el subte siempre y me salieron más trabajos, más bodas y más shows". Diana estaba más abocada a su docencia y a los eventos en los que la convocaban, pero desde fines del año pasado que se plegó también junto a su marido a los espectáculos en la calle y las estaciones.

Viven a 20 cuadras de la estación de Lanús, pero a veces también se presentan en Banfield. Durante todo el verano, después de su descanso en la Costa Atlántica, cualquiera que quiera verlos y contribuir con ellos los va a poder encontrar por ahí.

"Ahora yo ya me acostumbré a trabajar en la calle, pero no es lo más recomendable: te peleás con los vendedores y competís con otros músicos. Al principio no estás tranquilo", explica él. "Nos encantaría tener otro lugar para hacer nuestro arte, pero esto lo estamos disfrutando mucho ahora".

"Al principio, los primeros días que salimos a la calle, era muy difícil", refuerza Diana. "Pero ahora nos toca la parte buena: tenemos mucho trabajo e hicimos contactos. Por ejemplo, ahora nos convocaron de la Municipalidad de Lanús, por pedido del intendente, para la inauguración en un parque y grabar para el sello del Municipio".

Lo que pasa es que lo que hacen es imposible de ignorar. La música clásica fuera de su contexto habitual toma por sorpresa a los hombres y mujeres que vienen y van de trabajar, que tienen calor, que están cansados, que quieren estar en cualquier lado menos en la estación. De repente su música los convoca y, cuentan Diana e Iván, muchos se quedan completamente prendidos, algunos se quedan petrificados escuchando, otros lo registran para guardarlo o compartirlo.

"Muchas veces se quedan mirando, escuchándonos; algunos dejan pasar tres o cuatro trenes y otros se quedan hasta 20 minutos. Es muy gratificante la reacción de la gente, en los últimos días y meses la pasamos muy bien", resume Iván.

"A mí a veces me cuesta, porque estar acá es difícil. Pero la gente es tan amorosa. Lloran, nos dicen cosas lindas, vale toda la pena. Eso es lo que nos da muchas ganas de salir a la calle", concuerda Diana. "Nos dicen que les alegramos el día o la mañana, que les damos paz. Son muchas personas que pasan todos los días y la verdad que nos llena hacerlos felices".

En el video, Isabella, su hija de tres años, está en los brazos de su mamá, que la abraza y la mima mientras canta. Y ella le toca con su manito la cara y la boca, como maravillada por lo que sale de ahí adentro.

"Siempre la cuida mi suegra, que es muy gamba con esto. Y si no es mucho lío vamos con ella", dice Diana y se ríe de sus ocurrencias cuando tocan. "Siempre está siendo el foco de la atención. En casa no nos deja ensayar, pero cuando hay público ella que es muy histriónica se pone en primera figura".

"Para nosotros sería ideal tener un aval de alguien más porque nos sostenemos solos y somos monotributistas", explican los dos, que aparecen en redes con sus nombres y como Voces en Concierto, para quienes quieran contratarlos.

"El verano es lo que más nos resulta. Venimos trabajando bien porque no paramos nunca en todo el año y trabajamos 24 horas los siete días de la semana. Nos da un poco de miedo esto de perder la estabilidad, pero seguimos en lo nuestro y creemos que todos los días es una victoria", concluyen.

Fuente Infobae



Comentarios

No hay comentarios para esta noticia.-

COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación