La rectificación del Riachuelo en un seminario de Lanús. Parte 1

Sociedad | 2019-10-09 | 16:21:41


La canalización y ensanche del Riachuelo para hacerlo navegable hasta el puente La Noria  fue, sin dudas una de las obras de mayor importancia realizada durante el siglo pasado en Buenos Aires. Las mismas, se llevaron a cabo en varias etapas y duraron años, debido a la intermitencia con que se hicieron. La realización de esos trabajos para convertirlo en un puerto de cabotaje  fueron  encargadas  al ingeniero Luis A. Huergo y  se  iniciaron el 9 de noviembre de 1876 con dos dragas y un remolcador a vapor. Sin embargo, por discrepancias con el gobierno, Huergo renuncia  el 1 de enero de 1886  al cargo de director del Departamento de Ingenieros para dedicarse  a otras actividades y  fallece en 1913.

   Las obras iniciadas por este ingeniero llegaron hasta las inmediaciones del puente del ferrocarril Sud, donde se paralizaron finalmente.  Es entonces el tramo que se inicia desde allí y alcanzó los puentes Alsina y  La Noria el que nos ocupa y en cuya  ejecución,   no  faltaron demoras en el inicio, como tampoco  cuestionamientos y reclamos, alternativas que fueron reflejadas en el periódico ¨ La Comuna ¨ que se editaba en Lanús, y dirigieron alternativamente Carlos Troncoso y  Restituto Caraza. Esa publicación  decía sostener  ¨ Los Principios de la Unión Cívica  Radical ¨ y de ella nos valimos para este trabajo.

   En la ejecución  de ese tramo también estuvo involucrado el apellido Huergo, aunque en este caso fue de nombre Eduardo y se trató del segundo hijo del mencionado Luis. La rectificación entre ambos puentes  fue planificada durante 1917, mientras que las obras se iniciaron  en 1922 y  terminaron finalmente con la remoción del viejo puente La Noria y construcción del nuevo en 1944. Como se ve, fue una obra pensada y  que requirió un relevamiento planimétrico previo de gran envergadura, dado que abarcó tanto la cuenca del Riachuelo, como las de los arroyos Sarandí, Maciel, Salado y Morón como así también, todos los afluentes del río Las Conchas o Reconquista.

   Ese estudio topográfico  comprendió una parte importante del sudeste de  la ciudad de Buenos Aires y de los partidos de Avellaneda, Matanza, Lomas de Zamora, Esteban Echeverría, Cañuelas y Marcos Paz. También se realizó una nivelación básica de precisión, que  sirvió como referencia altimétrica. Esas tareas se completaron con observaciones hidrométricas, pluviométricas y determinaciones sistemáticas de caudales, cuyo estudio permitió formular el proyecto definitivo.  Para el traslado de la tierra removida que sirvió para rellenar los meandros y zonas bajas,-que desaparecían con la rectificación - se instaló un trencito del tipo Decauville pesado, compuesto de locomotoras a vapor y pequeñas vagonetas en las que se cargaba el material removido. Este trencito de trocha angosta tenia una parte del tendido de sus vías movibles, lo que permitía ubicarlas según la conveniencia.  Las referidas vagonetas donde se cargaba la tierra  eran de bordes anchos y arrastradas por una locomotora a vapor Oresteín & Koppel. Este pequeño tren  demás de ser útil en esa función, servía para llevar a los obreros que trabajaban en la obra y también tuvo mucho movimiento con los operarios de la Acería Militar, luego convertida en Fabricaciones Militares. Los coches  en los que se trasportaba a esas personas tenían el aspecto de vagones de carga reformados y adecuados para ese fin. 

 

Por Gerardo Scioscia



Comentarios

No hay comentarios para esta noticia.-

COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación