20 claves para entender la derrota de Depetri y con ella una manera de hacer política del Justicialismo local

Politica | 2019-11-04 | 07:39:15


1°. - Después del excluyente liderazgo de Manuel Quindimil y del fracaso de Darío Díaz Pérez, el peronismo de Lanús entró en un proceso de desintegración que le quitó el mítico simbolismo de ganador permanente.

2.- La actual generación dirigencial no supo enfrentar con inteligencia esta etapa de atomización. Todos quisieron ser; nadie cedió lugares en aras de un proyecto estratégico común.

3.- Darío desprestigiado jugó para él y su familia; así consiguió ser senador provincial, su esposa diputada y ahora concejal, pasando por la Secretaria de Género, Niñez y Adolescencia de la Defensoría del Pueblo provincial.

4.- Pallares rumbeó para el lado del Frente Renovador y obtuvo por 12 años ser senador bonaerense. Omar López para Juntos por el Cambio y consiguió una banca en el Concejo Deliberante

5.- Julián Álvarez cayó en desgracia con la expresidenta y fue vetado para repetir su candidatura a intendente, después del fracaso electoral de 2015,

7.- Agustín Balladares viene remando desde 2017 y a pesar de haber obtenido un decoroso segundo lugar en las PASO con 40.435 votos, no le pudo ganar a Depetri, aunque sacó la minoría y un concejal (Gabriel Sandoval).

8.- Así como cuando ungió a Julián Álvarez, esta vez Cristina Fernández “le puso el dedo” a Edgardo Fernando Depetri para candidatearse a intendente del distrito.

9.- El ahora excandidato es un hombre alejado de la matriz política del peronismo lanusense. Su conformación marxista tiene una distancia abismal con la ideología conservadora-popular que por años caracterizó al peronismo de Lanús.

10.- Su comportamiento cotidiano, “osco”, según dicen sus propios compañeros pone distancia permanente en su relación con la gente. No sintió nunca el rol que le impuso la expresidenta. “No quiere ser intendente de Lanús, a él no le gusta estar con las bases ni con los negritos” (Textual del dirigente M.D.P).

11.- De limitadísimo nivel político-cultural, aunque él crea lo contrario, desarrolló una anti-campaña para llegar al sillón de Juan Piñeiro. Confundió la agenda de un candidato a presidente con la de un aspirante a intendente y habló de temas nacionales en lugar de aplicar concepciones marxistas y “hablarle a las masas desde las reivindicaciones concretas”.

12.- “La gente no come cemento” dijo, ninguneando la gestión de Grindetti, sin tener en consideración que hay decenas de miles de vecinos que se benefician con el Puente Olímpico porque acortan distancia y se desarrolla un barrio; circular por calles más sanas que antes, rompe menos los vehículos que cuidan porque les costó y tener mejor iluminación, ayuda a la inseguridad, etc.

13.- No le habló al vecino lo que este necesitaba. Criticó sin sustancia al oficialismo: “Estos tipos hacen obras para el centro, son oligarcas no toman mate cocido”. Ayer Chingolo y Jardín demostraron en la urnas que su discurso sin eses, haciéndose el popular, no cuajó en el castigado pueblo de las zonas marginales del distrito.

14.- Ayer a la noche echó a Balladares y a su gente del “bunker” de Remedios de Escalada, alegando “traición”. Este hecho tiene su fundamento. Depetri creyó, como muchos, que la suma de todos los votos que el Frente de Todos había obtenido en las PASO, mecánicamente y por arte de magia llenarían las urnas el 27 de octubre. ¡Otro error letal!

15.-El desprecio a Díaz Pérez en la campaña, las aspiraciones personales de Agustín Balladares y Julián Álvarez, no coincidían objetivamente con el fin de que Depetri sea el ganador. Porque en ese escenario los tres, sabían que se convertirían en muertos políticos, debido al uso del poder estatal que haría Depetri. Por eso se ganaron el tan usado mote dentro del peronismo: “¡traidores!”.

16.- Aquí hay que tener en cuenta, como atenuante el trabajo inteligente y sin descanso de Néstor Grindetti, que analizaremos aparte.

17.- Otro error garrafal que comete el PJ de Lanús es no entender que hay miles de votantes nuevos a los que no se les gana con la marcha peronista y el bombo. Muchos de ellos ni siquiera saben, por su edad, quién fue “Manolo”.

18.- Con el categórico triunfo de Grindetti quedó nuevamente huérfano el liderazgo peronista en Lanús.

19.-También se hirió de muerte una forma de hacer política clientelar. Creer que porque gobiernan los compañeros se tiene derecho a no “laburar”; que para volver a ganar tengo que romper las escaleras mecánicas que hace el oficialismo, o llenar de arena las ambulancias o romper los juegos de las plazas. Hay que entender que mayoritariamente nuestro pueblo repudia estas conductas.

20.- Una camada generacional ya piensa más en la jubilación que en su futuro político distrital. Le queda el espacio a los sub-40 con una oportunidad y un desafío.

                                               Silvano Lanzieri



Comentarios

No hay comentarios para esta noticia.-

COMENTAR, OPINAR

*El mensaje queda pendiente de aprobación